Los cosméticos

cosmeticosLas pruebas arqueológicas sitúan el uso de cosméticos, también llamado maquillaje en las cercanías del 4.000 a.C. Utilizado originalmente para protegerse de las quemaduras del sol, fue adoptado por griegos y romanos.

La reina Victoria lo consideraba como algo vulgar pues era empleado por prostitutas y actores. En Japón las geishas se pintaban todo el rostro de color blanco; para los labios, cejas y ojos aplastaban pétalos de cáñamo, con lo que hacían un lápiz para su mejor distribución. En las ceremonias de graduación los dientes se coloreaban de negro.

En sus comienzos los cosméticos se usaban, no sólo como una exigencia estética, sino para proteger cuerpo y cara de las inclemencias del tiempo, los efectos del viento, y en solemnidades religiosas.

Hoy en día, es usado mayoritariamente por las mujeres, que quieren ahorrar dinero en casa, para tener una apariencia más juvenil, disimular defectos, ocultar imperfecciones y, según algunos sociólogos para un despertar sexual.

La base de maquillaje afina la piel, haciéndola ver más joven, los delineadores y las sombras alargan los ojos, el lápiz de labio los hace ver más gruesos y brillantes, como si fueran una fruta madura que invita a morder.

Por cosmético se entiende también todos los productos para el tratamiento de la piel, que pueden ser en crema, líquidos o en polvo, que desaparecen con el lavado o con el tiempo. Para decorar el cuerpo de forma permanente, los tatuajes, con técnicas ancestrales, son aptos para todo público y muy en boga en estos momentos.

Actualmente, con las nuevas tendencias, el público femenino se va volcando cada vez más, al uso de los cosméticos naturales. De hecho, son muchas las que van disminuyendo su uso, al sentirse más frescas con la cara lavada, dejando así, el uso de los cosméticos para las salidas nocturnas o eventualidades diurnas. Pues, cuando comienza una moda y en este caso, el del cuidado personal tanto espiritual como físico, todas las áreas van de la mano, es decir, se busca una alimentación sana y equilibrada, actividades más espirituales como el yoga y una estética más sencilla y más natural.

De este modo, nos inclinamos hacia una cultura naturista que esperemos que dure muchos años antes que comience una moda distinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies