El Áloe Vera

aloe-veraEsta planta era utilizada  desde tiempos remotos por sus poderes curativos y también con fines religiosos. En muchas regiones del sur de África, como el Cabo de Buena Esperanza, Etiopía y Somalia se lavaban el cuerpo y el cabello con la sustancia gelatinosa del áloe.
Presentaba distintas aplicaciones; era un protector efectivo contra la gran radiación solar, se utilizaba para intentar librarse de las picaduras de distintos tipos de insectos, sanarse las heridas, así como un elemento de caza, pues, se untaban con áloe todo el cuerpo para anular su olor corporal.
Aparentemente Aristóteles tenía conocimiento de las múltiples prestaciones de ésta planta y aconsejó su uso a Alejandro Magno para las curaciones de las heridas como consecuencia de las innumerables batallas que llevaba a cabo. Entre la cuales figura, según la leyenda, la conquista de la isla Socotra, siendo la principal fuente de producción de la mencionada planta.
De esta manera, Alejandro se aseguraba el poder acceder a una gran producción de alóe cada vez que lo necesitara, tranquilo entonces que tendría el elixir utilizado para sanar las heridas de sus tropas.
El áloe que se menciona en la Biblia no tiene nada que ver con el áloe vera. El áloe bíblico es un árbol leñoso, muy aromático, que crece en la India y en el Tibet.
Los esenios utilizaban su aceite para perfumar el cuerpo de los difuntos. En el Evangelio de San Juan también se relata que Nicodemo lo utilizó para cubrir las heridas y embalsamar el cuerpo de Jesús.
Esta similitud en el nombre ha dado lugar a equívocos y se ha llegado a mitificar el áloe vera como planta bíblica.
Por suerte para muchos, hoy en día, no hace falta que tengamos que conquistar ninguna isla para acceder a tan preciado tesoro. Bastará con contar con un poco de dinero para comprarla en cualquier tienda próxima a tu hogar, ya sea en crema o en gel.
Asimismo, su producción casera es muy simple, pues, no ocupa mucho espacio y crece en casi cualquier parte, con una simple maseta y un poco de agua, puedes asegurarte tu propia producción.
Además, hay una gran variedad de fórmulas muy fáciles de hacer, para obtener una piel fina y suave o tratamientos para el cabello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies