Cuidados después de los 30

Cuando se traspasa la barrera de los treinta años los cuidados de la piel deben intensificarse, porque se frenan los procesos vitales de la misma, por ejemplo la renovación celular, la producción de colágeno, e incluso la irrigación sanguínea.

Por todos esos motivos conviene que la hidratación se convierta en un acto diario y completo. Los productos deben responder a las necesidades de la piel, y por lo tanto será necesario que su composición sea específica y altamente tratante, ya que a esta edad no se trata sólo de prevenir, sino de frenar el proceso de envejecimiento a causa de la falta de hidratación cutánea.

Para las que han llegado a los cuarenta, o ya están atravesando esa década de la vida, pueden prevenir o atenuar las consecuencias de la menopausia, especialmente el aumento de peso. Éste no debe ser el ideal, sino el correcto para la edad, talla y actividad física.

Además deben controlar el colesterol, no fumar y tratar de mantener actividad física periódica, que de no ser gimnasia, pueden ser paseos de media hora todos los días.

Realizar una dieta balanceada, en la que no falten determinados ingredientes vitales, permitirá mantener el metabolismo activo y evitará aumentos desmedidos de peso.

Estas medidas tienden a mejorar la calidad de vida, prevenir la osteoporosis y las enfermedades coronarias.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies