Cinco consejos para lucir una piel radiante todo el año

piel-radianteLucir una piel radiante todo el año no es difícil, pero sí exige de una serie de pautas diarias y una rutina de cuidados de belleza que hay que seguir al pie de la letra. Son muchas las webs –ya sea una revista online o un Blog Moda– que dedican información sobradamente documentada sobre lo importante que es la constancia en los tratamientos para cuidar la dermis y que las cremas no son milagrosas.

Por ello, apuntamos cinco sencillos consejos que nos van a permitir conseguir lucir una piel radiante y sana todo el año y levantar envidias. En verano además hemos de prestar más atención si cabe a todo esto, ya que el sol es muy dañino y provoca numerosas alteraciones en nuestro aspecto físico, apareciendo manchas, lunares y llevando al envejecimiento prematuro. Sea como fuera, aquí las pautas que recomendamos seguir para estar siempre guapas.

  1. Realizar una limpieza de la piel antes y después del verano para eliminar las células muertas. Después del invierno toca darle un nuevo aire a nuestra cara. Por eso, se interesante realizar una limpieza de cutis para que podamos afrontar el verano con un rostro saludable.
  2. Utilizar crema hidratante con factor solar diariamente. Aunque el sol no caliente igual, sigue emitiendo rayos ultravioleta que pueden dañar de piel y estos nos afectan no solo en verano, sino en cualquier época del año. Obviamente, en verano debermeos aumentar el nivel de protección.
  3. La importancia de una alimentación saludable. Sí, está científicamente demostrado que una alimentación sana y equilibrada fundamentada en el consumo principal de cereales, frutas, verduras, legumbres y pescado azul nos ayuda a tener una dermis más sana y un aspecto más saludable.
  4. Beber agua abundantemente y disminuir el consumo de alcohol y tabaco. Unido al punto anterior, alimentación saludable y mucho líquido, pero como decimos que sea agua y el alcohol solo hemos de consumirlo con sentido.
  5. En verano, preparar la piel para la excesiva exposición al aire libre. Como decíamos, especial cuidado con el sol. Hay que aumentar la protección solar que utilicemos, especialmente si solo nos quedamos con el nivel 15 que suelen llevar las cremas diarias. Después, cuando vaya llegando el invierno, se necesitará una puesta a punto para el frío, de forma que evitemos la aparición de rojeces, deshidratación y otros efectos que tiene la bajada de la temperatura en la dermis.

Fuente de la imágen: www.flickr.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies