Chocoterapia

No hay tratamiento estético que me guste más que la chocoterapia, dos actividades que se convergen en una. Por un lado el cuidado de nuestra piel y por el otro, darnos un pequeño gusto chupándonos los dedos, ¿quién no aprovecharía?

El otro día me topé con un post que citaba a la nutricionista Mónica Katz de la Universidad Favaloro de Argentina, que comentaba “No se ha podido comprobar que el chocolate sea adictivo, pero posee altas concentraciones de varias sustancias bioactivas estimulantes además de un punto de fusión muy cercano a la temperatura corporal, por lo que se funde en la boca con una textura sedosa única muy placentera”.

Por todas las propiedades que presenta no sólo ganamos placer absoluto por su sabor sino que nos brinda los químicos sufiientes para lograr cierta felicidad actuando como un estimulante natural.
Ahora bien, hasta ahora no he tenido el placer de disfrutar de un tratamiento de esta categoría, aunque para ello debería primero adelgazar los quilitos que me quedan ; )
Broma a parte, una amiga que efectivamente lo hizo, me comentaba que ante su sorpresa fue muy gratificante.
Pertenezco al grupo de personas que consideran que a través de la naturaleza se puede conseguir tanto o más beneficios que mediante tratamientos que conllevan el uso de componentes desarrollados en laboratorios como el botox o demás.
Por lo tanto, aprovechemos lo que natura nos da.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies