Buena alimentación

Si tenemos en cuenta que las combinaciones de los elementos que contienen los alimentos son las que proporcionan los beneficios terapéuticos o los daños al organismo debemos seleccionar cuidadosamente lo que ingerimos.

Independientemente de que todos somos distintos y cada uno sabe que es lo que le hace mal, hay que tener en cuenta que se debe beber poca agua en las comidas ya que diluye los jugos gástricos.

Poner poca sal a los alimentos; para endulzar es preferible usar miel, que es azúcar natural y nutre los músculos y el cerebro. Servir las ensaladas como primer plato, pues facilita la digestión y disminuye la sed.

No cocer demasiado las verduras, y hacerlo en poco agua para que no pierda sus propiedades. Reducir la ingesta de grasas animales, aumentar el consumo de vegetales crudos, frutas, legumbres y hortalizas.

Masticar bien para formar el bolo alimenticio, ya que si los alimentos están bien triturados la digestión será más fácil. Si es posible, no permanecer en la mesa si estás satisfecho, para no llegar a la sensación de hartazgo.

Y lo más importante, come tranquilo, en un ambiente de paz, sin discusiones en la mesa; así evitarás úlceras de estómago producidas por los nervios, con el consiguiente beneficio fisiológico y estético.

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies